De como reír con vos, era tan natural.

viernes, abril 2

"Sonrisitas picaronas," diría la abuela

Muerde. Muerde lapiceras, lapices, marcadores, libros, caramelos. Muerde. Muerde alfajores, chupetines y paletas, tictacs, pastillitas, sábanas. Muerde. Muerde almohadas, peluches grandes y pequeñitos, cojines, frasadas, colchas y mantas, manos. Muerde. Muerde sus uñas, las ajenas no, pero si cachetes, lenguas, labios, cuellos, llaves. Muerde. Muerde su iPod, sus llaves, su libro poket y la tira de su cartera. Muerde el borde de la taza de te, muerde el sorbete del frappe de Starbucks, muerde el muffin macrosómico del mismo restaurant. Muerde. Muerde muerde. Le fascina morder. Y se mordió sus propios labios al ver al chico del colectivo con un brazo enyesado, el bolso de rugby atravesando la espalda amplia (perfecta, de hecho, para abrazar) y del otro lado del colectivo, mirándola y riéndose, por las miradas llenas de interés que minutos antes de que él se bajara se habían dedicado.
El libro de Benedetti también terminó mordido.

20 comentarios:

  1. Je, yo soy de morder todo lo que pueda cuando estoy nerviosa...
    Me encanto la entrada =)
    un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho! :) No sé si éste será tu blog principal pero te devuelvo el comentario de mi blog que me ha encantado, por cierto :). Resulta que a mí me ha pasado lo mismo, yo también me siento identificada con la entrada del blog; es decir la hice basada en hechos reales, porque me ocurrió; y sentir que a ti también te ocurrió me emociona :). Besos! :3

    ResponderEliminar
  3. XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

    Hola soy Bubu. Te he conocido a través de otro blog y me encantan tus fotos, tus textos y en general todo tu blog, es GENIAL, te seguiré visitando, muchos besos.

    XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

    ResponderEliminar
  4. Te escribo mi link para que cuando te apetezca, me hagas una visita, de acuerdo corazón?? Pues mil gracias y un súper abrazo:

    http://www.mydarlingbubu.com/ HAVE A NICE WEEKEND

    ResponderEliminar
  5. XD yo también muerdo todo n.n
    Me encantó el final jajaja no me imagino mordiendo mis libros pero es un lindo detalle (la cereza del pastel n.n)
    Un abrazo, muah!

    ResponderEliminar
  6. Mmm... ¡sugerente! tengo manía de morderlo todo, y puede ser muuuuy provocador si lo sabes hacer bien. Me voy a Starburcks sweetheart, a por una tarta de chocolate blanco y frambuesa!

    ResponderEliminar
  7. Jajaja Estaba intrigada por saber quien era la ratita que lo mordia todo! :) Me ha gustado!

    Un Beso!

    ResponderEliminar
  8. Jo, me encanta morder, me están dando mogollón de ganas de morder cosas!!!Además yo también me muerdo los labios mucho...

    Genial, me ha gustado un monton!

    ResponderEliminar
  9. a cuantos nos habrá identificado esta entrada?
    para mi ha sido perfecta!

    ResponderEliminar
  10. Yo también me siento identificada xD soy otra "mordedora compulsiva".

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Lo primero que se me ocurrió fue "Que dolor para el novio de esa chica, si es que muerde todo lo que se le cruza".

    ResponderEliminar
  12. no está de más enfrentarse con uno mismo.

    ResponderEliminar
  13. cuántos mordiscos! dile que no muerda a Benedetti, sólo que lo lea :D


    besito:)

    ResponderEliminar
  14. Es una entrada GENIAL, me ha encantado, frappees ÑAM.Un besiito^^

    ResponderEliminar
  15. graW.
    Mordida, y te he dejado toda la marca de los dientes para que veas!

    ResponderEliminar
  16. Creo que no estamos pensando en lo mismo :P
    Hay una parte del cuerpo masculino EXTREMADAMENTE sensible sobre otras... Pensalo(?)

    "sus mordidas son pedidas por el sexo masculino, sebastian!"
    No entendi :P

    ResponderEliminar
  17. A veces nuestras reacciones son impredecibles. Ella por ejemplo se muerde el labio, a mí seguro que me habría dado por sonreír como una idiota :)

    ResponderEliminar
  18. a mi me encanta pegar bocados en los brazos! jajajaja. Y si es él, en el cuello , por supuesto.

    Un besazo :*

    ResponderEliminar

Miel suele tachar la mayor parte de lo que escribe. ¡No hagas como ella y déjale un comentario por sus locas palabras! Ella promete no tachar las tuyas,