De como reír con vos, era tan natural.

martes, febrero 9

las zapatillas rojas que le erizan la piel



Lo soñó entre las sabanas. Entre las olas y el viento que la despeinaba y le alisaba el cabello; entre las fresias y los girasoles. Debajo del cielo razo cubierto de telerañas; debajo del ventanal pintado con nubes. Rescostada sobre los adoquines fríos; recostada sobre el césped mojado por los regadores. Soñó con sus zapatillas rojas y sucias, con lagos bañados en luciérnagas, con sueños cristalizadas en el vidrio condensado de las ventanas. Con sus cabellos bañados en nieve; con sus cabellos desordenados por el viento de una noche en noviembre. Y las palabras... Las volvía a oír, dichas como la primera vez, pronunciadas con el titubeo esperado de una confesión; tan dulces como el mejor chocolate. Entre las sabanas se encontró con sus ojos caramelo, como sus ojos miel. Se le erizó la piel. Sintió existencia a flor de piel. Porque con cada eco entre las montañas, con cada muchacho que le sonreía, con cada mirada de la que se percataba, con cada respiro que daba, lo soñaba. Y llegaba al punto de no saber a ciencia cierta si era realidad o fantasía. Hasta que un buen día se despertó de un sueño, caminó hacia la puerta y vió ahí, las zapatillas rojas y sucias, rodeadas del barro que se asemeja a un buen tiempo lejos de casa.


Y entre las sabanas, se volvió a despertar.

6 comentarios:

  1. Le pasa que se lio tanto con el sueño que ya no distingue, hasta que suene el despertador.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. No son sueños, son... otra realidad.

    un beso:)

    ResponderEliminar
  3. A veces los sueños y la realidad se unen en uno ;)

    ¡Beso!

    ResponderEliminar
  4. Yo también suelo manchar a mis pobres converse.
    ¡Un beso enorme!

    ResponderEliminar

Miel suele tachar la mayor parte de lo que escribe. ¡No hagas como ella y déjale un comentario por sus locas palabras! Ella promete no tachar las tuyas,